La importancia de actualizar tus sistemas informáticos

La importancia de actualizar tus sistemas informáticos

Los cambios de versión o cómo actualizar tus sistemas sin que esto suponga un trauma para tu organización

En los sistemas informáticos o tecnológicos en general, la renovación es sinónimo de mejora, pero a veces supone también algunos inconvenientes. ¿Cómo podemos mantenerlos actualizados mitigando posibles riesgos?

Los equipos se van actualizando (o se deben actualizar) a las nuevas versiones por motivos de seguridad o para aprovechar las nuevas características del nuevo hardware, pero los equipos más antiguos a veces se ven resentidos.

Esos cambios también los asociamos a la obsolescencia programada: los equipos no tienen que durar infinitamente para fomentar la renovación, como estrategia alegal (o ilegal en algún caso) de ciertos fabricantes. El caso de los iPhone con la reducción de la duración de la batería ha sido noticia recientemente, y fomenta la duda de si realmente es debido a lo que alega el fabricante (hardware antiguo gasta más batería) o a la obsolescencia programada como tal.

Las nuevas generaciones de las comunicaciones móviles, los 3G, 4G, 5G, etc., las televisiones cada vez con más pulgadas y cada vez más capacidad HD, UHD 4K, etc. En estos casos la renovación nos la sugiere por la pérdida de calidad que apreciamos con nuestros equipos antiguos, que nos incitan a la compra.

En nuestro ámbito, todavía se mantienen equipos informáticos personales con sistema operativo XP o servidores con Windows 2003 Server sin soporte de fabricante. Lo mismo pasa con las aplicaciones, hasta con los más críticos en las organizaciones, ERP, CRM, la web corporativa, la intranet, o con las bases de datos. El servicio de mantenimiento anual que suele ofrecer el fabricante sirve para tener acceso a las nuevas versiones y parches de seguridad del producto, no se pagan o si se pagan no se actualizan por el coste del cambio: las pruebas con nuevos sistemas operativos, las personalizaciones e integraciones que se han desarrollado que hay retocar y en el peor de los casos, volver a realizar…

La tendencia es hacia la compra suscripciones de software en lugar de las licencias perpetuas, software as a service (SAAS) en lugar de instalado (Office 365, Dynamics, etc). Reducir la estructura a lo más crítico y externalizar, subcontratar o utilizar la nube para el resto.  Igualmente, las personalizaciones tienen que ser lo más “limpias” posible, para evitar bloquear migraciones. A veces no se puede integrar o personalizar del todo por esta consideración.

Nuestra recomendación va con la del mercado, teniendo los sistemas actualizados por seguridad, por aprovechar los nuevas características y capacidades, pero con un ojo puesto en lo legacy, sabiendo los riesgos que supone y realizando un plan de contingencia y mitigación para la inevitable actualización.

 

Juan Manuel Soto

Digital Solutions Marketing Manager

Leave A Reply