La mayor época de formación online de la historia

La mayor época de formación online de la historia

Nuevas tecnologías, nuevas formas de aprender: los webinars

Una de las situaciones que se ha producido en estos tiempos convulsos por el COVID-19 es la masiva utilización de las videoconferencias en el trabajo, y también, en cualquier formación laboral, personal o familiar. Por ejemplo, Zoom se ha disparado en bolsa, como una de las plataformas más exitosas, pero también Teams de Microsoft ha tenido cifras record, Meet de Google, etc.

Los webinar se han multiplicado, y los eventos, cuyas versiones presenciales eran masivas, se han convertido en pequeñas ventanas a las casas de los ponentes a la que se asoman decenas, cientos o miles de personas, según el caso.

Esta transformación en tan poco tiempo no ha sido sencilla para muchas organizaciones, sobre todo para las que se dedican a la formación, por la acelerada digitalización de contenidos particularmente y el cambio de metodología de trabajo con los estudiantes y profesores.

Pero la realización de un webinar tiene sus particularidades, no sólo por las herramientas a utilizar, sino en todo el “Customer Journey” del Usuario. Desde la elección de la forma de darlo a conocer, las invitaciones (segmentación), la landing page del evento, página de registro de asistentes, correo de confirmación y cita en el calendario (“save the date”), link de conexión (vinculado a la plataforma), los recordatorios, el webinar en sí, la grabación, registro de asistencia, envío de vídeo y contenido y el seguimiento posterior. Todo esto se puede plantearse idealmente con herramientas de “marketing automation” y teniendo el proceso maduro e integrado en la organización para que nada falle.  A todos nos ha pasado registrarnos a un webinar y no acordarnos cuando llega el momento, o no encontrar el link de conexión cuando lo necesitamos porque no ha llegado con la confirmación del registro, etc.

Las herramientas para realizar estos webinar difieren un poco de las de las video conferencias trcustomadicionales de trabajo en equipo por la forma en la que interactúan los usuarios (normalmente solo pueden realizar preguntas y respuestas por chat), todos están en “mute”, no se ven unos participantes con otros, solo hay un número limitado de administradores/moderadores, el webinar se graba, etc.

Los webinar a los que yo he asistido han sido de todo tipo: de negocio, técnicos, presentaciones de novedades de producto, de fabricantes, etc. En español o en inglés, y con la posibilidad de verlos, en la mayoría de las ocasiones, en diferido (y muchas veces subtitulado) por si te habías perdido algún detalle.

Y esta formación no se ha limitado a estos webinars, los fabricantes con plataforma de formación propia detrás, en muchos casos las han abierto durante un tiempo para poder seguir sus cursos de manera gratuita, y también como un medio para darlas a conocer cuando la situación se normalice, y pueda seguir suponiendo una canal más de ingresos. Es verdad que por lo menos para mí ha supuesto el descubrimiento de plataformas y servicios que no conocía, que me han resultado interesantes y que ya me he suscrito a ellas.

También ha supuesto grandes problemas para los medios de comunicación on-line, cuya fuente fundamental de ingresos ha sido la publicidad hasta ahora, la cual ha disminuido mucho también. Ellos se han visto obligados a realizar el cambio en este mismo periodo justo al contrario, a cobrar por el acceso a sus contenidos como fuente de financiación y supervivencia.

Todos esperamos haber aprovechado este periodo para aprender, para mejorar, para ser más productivos y descubrir nuevas herramientas, nuevos servicios, nuevas formas de interaccionar, muchas de ellas que se quedarán ya con nosotros y que esperamos que no haya que volver a recurrir en exclusiva a ellas porque la situación se normalice del todo.

 

Juan Manuel Soto

Digital Solutions Marketing Manager

Leave A Reply