PaaS: Servicios Gestionados Cloud

PaaS: Servicios Gestionados Cloud

Servicios Gestionados, la auténtica potencia Cloud

Cuando hablamos de la nube tenemos que diferenciar cómo de potentes son los servicios que elegimos. Hay conjuntos de servicios más básicos, y laboriosos, y otros que nos facilitan mucho más el trabajo: los Servicios Gestionados.

Para empezar, una ensalada de siglas, vamos a explicarlas:

  • IaaS: Infraestructura como servicio, máquinas virtuales, por ejemplo.
  • PaaS: Plataforma como servicio, de lo que hablamos en este artículo
  • SaaS: Software As a Service, Gmail o SalesForce, por ejemplo.

Bueno, al lío. Los servicios gestionados son los preferidos de muchos clientes de la nube, la consideran la verdadera potencia cloud.

Bueno, sí, una máquina virtual en Azure es nube, efectivamente, pero requiere prácticamente los mismos servicios de mantenimiento que tenerla en nuestro CPD: parches de sistema operativo, monitorización, seguridad sobre el software base (navegadores web, bbdd, etc), firewalls, copias de seguridad, etc. Por supuesto, si se necesitan, todos esos servicios se prestan por empresas proveedores TIC como Inycom, no hay mayor problema.

Servicios Gestionados, aún más allá

Sin embargo, los servicios gestionados incluyen en el precio la mayor parte de estas tareas, centrando al usuario en el objeto principal del servicio. Por ejemplo, una base de datos gestionada Amazon RDS administra las copias de seguridad, la aplicación de parches de software, la detección automática de errores y la recuperación.

Más en general, el paradigma de DevOps se basa, entre otras cosas, en los servicios gestionados, aunque también en las plantillas para desplegar entornos rápidamente, sin encariñarse mucho con las máquinas, porque es más fácil crear una nueva que parchear antiguas.

¿Pero cuáles son estos servicios PaaS?

Algunos ejemplos de PaaS son:

  • Los Sistemas de Almacenamiento, principalmente de Objetos (imágenes, vídeos, ficheros binarios), que son altamente eficientes y escalables y muy baratos (salvo soportes premium).
  • Las Bases de Datos, un servicio muy potente y utilizado.
  • Las Aplicaciones Web, con funcionalidades especiales que mejoran otras opciones más tradicionales de Hosting compartido o VPS.

Pero hay muchísimos más, y van aumentando cada día, en todos los proveedores de Cloud.

¿Qué limitaciones tienen los servicios PaaS?

Claro, no todo van a ser ventajas, también algunos inconvenientes, porque se tiene menor control sobre la infraestructura subyacente, y esto a veces es necesario para nuestras aplicaciones. Afortunadamente, en muchos casos es más un tema que afecta a “subir a la nube” soluciones tradicionales, aplicaciones legacy que se “atornillan” para su paso a cloud, donde no nos queda otra alternativa que ir a soluciones IaaS.

La creación de aplicaciones “optimizadas cloud” requiere de una arquitectura concreta desacoplada, que es difícil que se haya diseñado al inicio y que exige reingeniería para aplicaciones antiguas para poderle mayor partido.

Igualmente, estos servicios gestionados no son “cloud agnostic”, es decir, nos casamos con una nube cuando la empezamos a usar en una aplicación y nos hipoteca durante su ciclo de vida, si bien se paga por uso, en el momento que decidamos apagarlos, no pagaremos ni un céntimo más, podremos subirlos y bajarlos, pero siempre dentro del mismo proveedor sin grandes costes de migración.

En conclusión…

Por todo ello, cuando se piensa en soluciones cloud primero se piensa en soluciones PaaS, conociendo sus muchos pros, y sus pocos contras. Y si no queda más remedio, entonces planteamos para alguna parte de la solución, IaaS.

Con todo ello a lo mejor montamos una solución SaaS para el cliente o el usuario, pero esa ya es otra historia…

Juan Manuel Soto

Digital Solutions Marketing Manager

Leave A Reply