IoT: ¿CIENCIA FICCIÓN O REALIDAD?

IoT: ¿CIENCIA FICCIÓN O REALIDAD?

¿Se imagina que su nevera fuese capaz de detectar qué productos faltan, analizar la fecha de caducidad de los alimentos y en base a ello hacer la compra online? ¿Y si el cepillo de dientes nos avisase cuando los niños tienen caries y pidiese cita en el dentista consultando nuestra agenda? O mejor aún… ¿Qué pasaría si su despertador dándose cuenta que hoy tiene una reunión en su oficina a primera hora y detectando un atasco hasta el trabajo decidiese despertarle media hora antes? Esto y todo lo que sea capaz de imaginar es posible mediante el “Internet de las Cosas” (IoT).

El 2015 es el año que los expertos prevén que comenzará la revolución industrial de los objetos y las empresas TIC han de estar preparadas para aprovechar esta oportunidad. Pero… ¿en qué consiste exactamente el IoT? Consiste en que cualquier elemento que forme parte de nuestra vida cotidiana en el proceso de fabricación se equipará con sensores y sistemas que permitan procesar y transmitir la información, de tal forma que gracias a sistemas de identificación por radiofrecuencia sean capaces de comunicarse entre ellos, conectarse a Internet, al móvil, etc. optimizando servicios y mejorando nuestra calidad de vida. Se calcula que en 2020, 50.000 millones de dispositivos se conectarán a Internet para proporcionar a los ciudadanos servicios y aplicaciones inteligentes, ¿cómo? mediante soluciones Wifi.

Llegados a este punto, la pregunta es… ¿quién se atreve a hacer planes de negocio sin contar con el Internet de las Cosas? Nadie debería atreverse, fundamentalmente porque el IoT generará enormes cantidades de datos que han de ser analizadas y procesadas en tiempo real lo que supondrá un problema tal y como están diseñados actualmente los departamentos de TI de las compañías y será necesaria una inversión en la mejora de sus CPDs, herramientas de análisis, comunicaciones y elementos de seguridad informática sin olvidar la importancia de disponer de soluciones Wifi seguras.

Sin ir más lejos, recibimos el 2014 con la publicación de una noticia en la que se relataba como se había detectado el envío de cientos de miles de correos maliciosos por  aparatos conectados a Internet entre los que se incluían routers, televisiones, centros multimideia y… ¡una nevera! (http://www.siliconweek.es/noticias/el-caso-de-la-nevera-que-enviaba-mensajes-spam-52722), así que sólo hay que imaginar lo que no podría conseguirse cuando todo esté conectado mediante redes inalámbricas existiendo una cobertura total si no contamos con las medidas de seguridad adecuadas.

Tal y como comenta Hans Vestberg, CEO de Ericsson: “Si una persona se conecta a la red, le cambia la vida. Pero si todas las cosas y objetos se conectan, es el mundo el que cambia”. Y en nuestra mano está aprovechar ese cambio.

Raquel Ramo

Responsable de Proyectos y Soluciones de Comunicaciones.

Leave A Reply