¿APARECE LA NUBE EN NUESTRO PLAN ESTRATÉGICO DE TI?

¿APARECE LA NUBE EN NUESTRO PLAN ESTRATÉGICO DE TI?

¿Qué debemos tener en cuenta para planificar nuestro viaje a la nube?

Muchas empresas ya consideran en su plan estratégico TI la posibilidad de aprovechar a corto plazo los beneficios que reportan los servicios TI en la nube, ya sea para los servicios propios a su cliente interno o para sus clientes finales.

Este viaje, o “user journey”, debe ser planificado para que suframos lo menos posible en la transición y no nos llevemos sorpresas. ¿Cómo debemos planificar nustro viaje a la nube?

Formación y conocimiento siempre es lo primero

En primer lugar hay que conocer los servicios que la nube ofrece, o que cada nube en particular ofrece, aunque entre las principales plataformas los van replicando. Este conocimiento se aplicará para bien y para mal, para comparar con la infraestructura física de la que se dispone actualmente en la empresa, aunque ya hayamos emprendido hace tiempo la virtualización de nuestros servidores. Cursos de formación, o seminarios son el primer paso, diferenciando estos servicios entre los que se ofrecen sobre máquinas virtuales (IAAS, más vinculados a lo ya conocido de la virtualización), pero sobre todo en los nuevos servicios gestionados de la plataforma como servicio (PAAS) y el Software como Servicio (SAAS) como Office 365, Microsoft Dynamics 365, Google Suite, etc.

Hablemos de costes…

En paralelo debemos conocer nuestros costes reales totales de los servicios que ofrecemos en los entornos actuales no cloud. Mi experiencia es que en primer lugar este nuevo planteamiento necesario para el cloud también nos ayuda pararnos a realizar esta valoración hasta ahora bastante desconocida, y aunque hagamos un esfuerzo de cuantificación, siempre nos dejamos algo en la suma. Hacer la misma cuenta en las calculadoras de los servicios de nube nos ayuda a descubrirlo. Es el concepto de Coste Total de Propiedad (o TCO), que tan de moda este viaje al cloud.

Por ejemplo, para crear una nueva aplicación web, nos podemos plantear si montarla en un servidor web donde ya tenemos otras aplicaciones y en un servidor SQL que ya tenemos, o montarlo en la nube (en general). Para decidirlo hay muchos aspectos, algunos de los cuales tienen que ver con cómo de capacitados y disponibles están nuestros equipos de TI, si ya tienen que gestionar la infraestructura (actualización de servidores, parches de seguridad, mantenimiento en general incluyendo rendimiento), o por el contrario dependemos en todo o en parte de un proveedor para ello.

La nube ofrece utilizar la capa de la Plataforma como servicio (PAAS), que pese a ser una capa no tanto para usuarios finales como para desarrolladores, permite disminuir la mayor parte de las tareas administrativas TI (o “de Sistemas”) tanto en la fase de implementación como en la posterior de operación y mantenimiento. En un primer vistazo el coste de estos servicios es mayor que el que se puede montar en IAAS, pero es precisamente el TCO el que hace ver cuál de las dos modalidades es más adecuada (y barata) para cada organización.

Demanda y disponibilidad

Por supuesto, identificar si la web tiene que tener picos de alta demanda de los cliente, el grado de aislamiento con respecto a otras webs (si “tumban” la web de mi vecino de servidor, tumban también la mía o viceversa), la obligatoriedad de disponer de la última versión del software base (OpenSource principalmente) y la alta disponibilidad son otros aspectos importantes a considerar.

La opción más fácil para iniciar este viaje a la nube es partir de los nuevos requisitos que se planteen en la organización, nuevos desarrollos o nuevas funcionalidades. Una nueva aplicación que ya no me cabe en el CPD se puede plantear si ya montar en la nube. Hay que tener en cuenta además el “stack tecnológico” que hayamos utilizado nos puede ayudar a decidirnos por una nube u otra (PHP, Java, .NET, MySQL, SQL Server, frameworks, servidores Linux, servidores Windows, …).

¿Migramos?

Respecto a la migración de aplicaciones a la nube, requiere su propia planificación para realizarla de un modo exitoso sin demasiado “dolor”.

En la mayor parte de los casos, si quieres aprovechar al máximo los nuevos servicios gestionados que ofrece la nube, esto nos va a suponer casi seguro cambiar parte del código de las aplicaciones. Algunos aspectos pueden ser más sencillos, como utilizar un servicio de base de datos (si no usamos ETLs o Reporting, que tienen su propia transición). El siguiente paso puede ser la migración los servicios de aplicaciones web (servidor web), aunque ya requiere algo más de configuración. El envío de correo y el almacenamiento son otros de los servicios que se pueden o deben migrar en esta transición.

Estas migraciones no suelen terminar en unas aplicaciones perfectamente adaptadas al entorno cloud, en muchos casos hay que “atornillar” servicios para que se puedan ejecutar sin grandes cambios (y por tanto a un coste de migración razonable). Esto consiste en usar servicios que requieren de máquinas virtuales o de servicios de discos compartido, en lugar de usar servicios con un “patrón cloud” más claro.

En cuanto a la migración de sistemas TI se puede plantear la creación de plantillas, la copia de máquinas virtuales de un sitio a otro, el software de gestión unificado para la gestión de CPDs híbridos, incluyendo los backups.

Almacenando en la nube

Por último, los servicios de almacenamiento están constituyendo uno de los primeros puntos también en el viaje al cloud. Mandar las copias de seguridad a la nube se ha convertido en algo habitual, pero va a haber muchas más utilidades. Los archivos multimedia que tanto ocupan o los archivos pdf que no se tienen que estar modificando y que se deben conservar durante largo tiempo, son algunos de los tipos de documento que se pueden almacenar de forma más eficiente en estos almacenes gestionados en la nube.

Como conclusión, este viaje es imparable para muchas organizaciones y requiere de formación y planificación para realizarlo con éxito. Pensar en un partner tecnológico que cuente con experiencia para emprender este camino le puede ayudar a disfrutar más de este punto estratégico para su organización.

 

 

Juan Manuel Soto

Proyectos Social Media y Big Data

Leave A Reply