La banca es uno de los sectores que más datos personales históricamente ha manejado. ¿Cómo enfrentarse al Reglamento General de Protección de Datos?