¿Solidaridad (energética) en tiempos de crisis?

¿Solidaridad (energética) en tiempos de crisis?

Aprovechar la Bajada de Potencia Eléctrica puede no ser tan positivo como piensas

La crisis del coronavirus ha provocado ya, por parte de empresas, pymes y autónomos que se hayan visto obligados a cesar su actividad como consecuencia del estado de alarma, a buscar cómo reducir sus gastos.

Aquí es donde aparece la “famosa” Bajada de Potencia anunciada por las 5 grandes Distribuidoras de nuestro país.

Ya por todos es conocido, que, pese a que las empresas ahora no tengan consumo eléctrico o este sea muy bajo, la parte fija del recibo supone una parte muy importante del mismo, porcentaje que varía en función del contrato de ATR que tengan.

La demanda eléctrica en esta primera semana de “parón” se ha reducido entre el 5% y el 10% respecto al consumo previsto para ese periodo. Esto remarca la crítica situación en la que han entrado miles de empresas y, que buscan soluciones para capear un temporal de duración incierto en el que nuestros ingresos caerán drásticamente.

¿Solidaridad, humo o maniobra de recaudación?

Volviendo al asunto de la reducción de potencia permitida por la situación excepcional. ¿Solidaridad, humo o maniobra de recaudación?

Pues difícil respuesta a tal pregunta. Quizá podemos decir que cumple un poco de todo.

Solidaridad, bien, puede ser. El hecho que exclusivamente durante este periodo, se permita a los consumidores disminuir su potencia contratada, aunque no hayan transcurrido 12 meses desde el último cambio técnico realizado ayudará a mitigar, al menos en una partida de primera necesidad para nuestras empresas, el impacto económico.

Pero no todo es tan bonito. Un primer problema podría aparecer en las distribuidoras cuando se trate de la capacidad de estas de gestionar todas las tramitaciones de dichas reducciones de potencia y, sobre todo sus posteriores subidas una vez hayamos vencido a esta crisis.

Y una segunda problemática, ¿Se harán cargo las distribuidoras de los costes provocados por los excesos de potencia que incurrirán nuestros clientes por la demora en la subida de la potencia del cliente cuando esta crisis cese?

¿Cuál será el escenario energético en el que nos encontraremos?

Las distribuidoras no podrán garantizar la subida para el día solicitado. Lo más probable es que se acaben remitiendo a los plazos de viabilidad técnica que tienen estipulados y que van de entre 10 y 15 días y algunos 20 para efectuar el cambio solicitado y, miedo puede dar si la avalancha de peticiones de aumento se produce en una ventana de tiempo muy muy reducido. Es importante que las empresas tengamos claro cuál puede ser el escenario temporal de reinicio de la actividad y eso no es fácil hoy.

Pero una cosa hemos de considerar por encima de todo, y es que volver a retomar la actividad, no será de forma gradual que permita a la empresa/industria ir “conteniendo” esos excesos de potencia, sino que lo harán de forma inmediata y rápida con la idea de empezar a producir en los valores anteriores a la parada.

Por otro lado, además ya sabemos que la subida y la reducción tendrán sí o sí el coste regulado de los derechos de enganche de 79,49 €/actuación en AT. En el caso de aumento de potencia además de éste habrá que añadirle los costes de derechos de acceso que es de 16,99 €/kW. Por este motivo, nuestra recomendación es mantener el periodo más barato, P3 o P6, en función de la tarifa, en el valor de potencia contratada actual. De esta forma no se pierden los derechos.

Antes de bajar la potencia eléctrica, mejor reflexionar

Resumiendo, si conjugamos esta particularidad de los costes de actuación a la de posibles y potenciales excesos y a la casi imposible viabilidad técnica de asumir el aluvión de solicitudes en plazos inmediatos, y si nos vamos a esos 30 días de estado de alarma como parece que vamos a ir ya que se ha prolongará el estado de alarma hasta el 12 de abril inclusive, el ahorro puede ser mínimo o en muchos casos, incluso, ni haberlo.

Bajar la potencia eléctrica contratada para luego subirla es un paso importante que no es baladí y que requiere de un análisis exhaustivo y profundo antes de tomar esta decisión, sobre todo en aquellos grandes consumidores como son las grandes industrias.

 

Benito Grande

Energy Efficiency Manager

Leave A Reply